APLICACIÓN COLECTIVA DEL JUEGO.

En el artículo “MODELO CONCEPTUAL FUNDAMENTADO” de la web www.FUTBOLdelibro.com, Robert Moreno y otros exponen:

Aun así, tal y como ya ponía de manifiesto Ricardo Olivos hacia el año 1.978, seguimos teniendo un profundo desconocimiento del juego del fútbol. A pesar de que se han hecho avances desde la publicación de su libro “teoría del fútbol”, en esencia mantenemos la raíz del problema, quizás, la diferencia principal, es que ahora somos conscientes del problema que supone no tener un claro entendimiento del juego como algo colectivo, algo que va más allá de las cualidades individuales. Hemos superado el hecho de que para jugar hace falta algo más que una buena técnica y una buena preparación física.

Este debate, creemos, está superado. La evolución en las tendencias nos ha llevado a la discusión que actualmente nos ocupa, que es la aplicación colectiva del juego.

Existen muchos avances y teorías”…”Nos hablan del “Que”, pero no del “Como”. ”… ¿Por qué no les decimos que jueguen bien? ¿O que tiren por la escuadra cuando chuten a portería? ¿O que superen siempre el 1 vs 1? ¿O que hagan conducciones superando

a tres rivales y tiren a portería marcando gol?. A nadie se le ocurre pedirle esto a un jugador porque sabemos que no es fácil y que depende de muchos factores y del contexto.

Pero en cambio, damos una charla y decimos: jugar a dos toques, mantener la amplitud, buscar la profundidad, haced cambios de orientación. Y nadie se cuestiona que hacer esto de forma colectiva y coordinada es más difícil que lo anterior, pues estamos hablando de comportamientos colectivos.

Por lo tanto, debemos generar comportamientos en nuestros jugadores, los que tienen el balón, pero, sobre todo, los que no lo tienen, para que eso que pedimos se produzca de forma coordinada y fluida con menor riesgo de perder el balón y cumpliendo el objetivo de llegar a la portería rival.”…

Los FUNDAMENTOS DEL JUEGO COLECTIVO, como parte de la enseñanza del fútbol nos permitirán, como veremos, racionalizar el juego entre los jugadores, de forma que se manifieste un juego eficaz, rápido y sin pérdidas de balón.

CARACTERÍSTICAS ESPECÍFICAS DEL FÚTBOL.

Necesidad de que el entrenamiento del fútbol sea específico

Tal como indica el principio de especificidad, para que el entrenamiento sea eficaz debe tener en cuenta especialmente las características propias de cada deporte.

La aplicación de este principio resulta obvia si enumeramos los cuatro grandes grupos de deportes:

  • Deportes individuales sin oposición.
  • Deportes individuales con oposición.
  • Deportes colectivos sin oposición.
  • Deportes colectivos con oposición.

Sin embargo, para llegar hasta los últimos aspectos de la especificidad de cada deporte, es evidente que esta primera distinción no resulta suficiente.

En nuestro caso, lo que diferencia al fútbol de otros deportes (incluso de algunos que son similares –como el fútbol sala-), son sus características singulares en relación a los siguientes aspectos reglamentarios:

  • Dimensiones del terreno (espacio de juego).
  • Número de compañeros y adversarios ("tiempo útil de acción" condicionado por el espacio y la cantidad de oposición).
  • Prohibición de evitar el juego del contrario a través de acciones físicas de contacto contra él (excepto las cargas legales).
  • Existencia de la regla del fuera de juego (momento oportuno).
  • Limitación reglamentaria que impide jugar el balón con las manos (grandes desplazamientos con lanzamientos con el pie).

Una vez que parece asumida la necesidad del estilo de juego de control/asociativo, debemos empezar a determinar las causas que provocan la gran cantidad de errores que se manifiestan al utilizarlo (lo que comporta un bajo nivel de eficacia en el desarrollo del juego).

Es a partir de este momento que ya la “periodización táctica” nos mostró este camino a seguir; y es en este sentido que los FUNDAMENTOS DEL JUEGO COLECTIVO (la asignatura pendiente) son un paso hacia adelante en la concreción de este objetivo, ya que no se trata de un método, propuesta o modelo diferente, si no que establecen (durante el proceso formativo y posteriormente en la actividad de máximo rendimiento) las pautas de corte científico que garantizan un juego eficaz y coherente de nuestro deporte, mejorando su nivel de eficacia, a la vez que se consigue adecuar el propio juego a les exigencias mediáticas actuales.

No podemos conformarnos con las excusas de que en el fútbol ya está todo está inventado… o lo que todavía suena peor, “fútbol es fútbol”. Siempre hay una causa, y por tanto una solución.

Se trata de establecer criterios lógicos coherentes que tengan en cuenta y respeten los factores ESPACIO, TIEMPO Y OPORTUNIDAD que definen a nuestro deporte. No es ni la única ni la definitiva propuesta, por supuesto. Es un paso más de los que entre todos debemos y podemos continuar estableciendo, trabajando, investigando y experimentando para obtener continuas mejoras de nuestro deporte.

De forma general podemos decir que:

  • Las dimensiones del terreno de juego permiten que cada jugador tenga un espacio o demarcación propia para desarrollar su juego de forma individual (aproximadamente: 20x20=400m2.-), con una máxima oposición de 1:1.
  • En y desde esta demarcación, el jugador puede desarrollar todas las acciones técnico-tácticas, pudiendo incluso superar al adversario (sin necesidad de disponer de un nivel técnico excepcional) por medio de un cambio de ritmo/orientación (regate con salida larga), ya que el resto de contrarios se hallan en otras demarcaciones muy alejados del poseedor, y el reglamento no permite actuar físicamente contra él.
  • En el supuesto de que este jugador tenga en su demarcación a más de un contrario, implicará necesariamente la existencia de uno o más compañeros completamente desmarcados en su respectiva zona/demarcación de juego (siempre que estén debidamente ubicados).
  • El hecho de jugar el balón con los pies nos permite hacerlo llegar a estos jugadores desmarcados de forma rápida, sea cual sea la distancia a la que se encuentren.
  • Disponer de 11 jugadores nos permite ocupar de forma racional las dimensiones del terreno de juego de forma equilibrada (máxima amplitud y profundidad), lo que posibilita, sea cual sea el tipo de marcaje utilizado por el contrario, encontrar soluciones colectivas para evitar la pérdida del balón y conseguir desbordarlo.
  • El contrario solo dispone de una norma que le permite reducir estos espacios; La regla del fuera de juego. Esta regla, sin embargo, se puede combatir a través de la precisión en los desplazamientos largos del balón, y de la velocidad de algunos jugadores para aprovechar los grandes espacios creados a la espalda del equipo defensor.

Para aprovechar todos estos aspectos y desarrollar un juego eficaz es necesario:

  • Conocer y manifestar correctamente las posiciones/demarcaciones para jugar en y desde la zona (como y donde estar en cada momento dentro de la zona, y cuándo y porqué salir de ella).
  • Conocer y aplicar correctamente las posiciones y desplazamientos para mantener el “equilibrio en la línea” y “entre líneas”.
  • La realización de triangulaciones (relación entre líneas), y cambios de orientación en el juego colectivo.
  • Mantener colectivamente e individualmente la posesión del balón.
  • Dominar las fases colectivas del Inicio del juego, la Progresión y la Finalización.
  • Desarrollar los recursos necesarios que permitan obtener ventaja en situaciones de 1:1, 2:1 y 1:2, en ataque y en defensa.
  • Conocer y manifestar correctamente la estructura básica del equipo en ataque y en defensa, a través de los movimientos propios del sistema y de la aplicación de los Fundamentos Universales.

Observamos también que el fútbol presenta una clara diferencia en el desarrollo del juego respecto a otros deportes colectivos con oposición (como el balonmano o el baloncesto), y es que en cada Unidad de Competición (en su fase ofensiva), en el fútbol resulta habitual perder la posesión del balón antes de conseguir llegar a la sub-fase de finalización.  Esto se produce, además de por no respetar los aspectos mencionados, porque:

  • El jugador no sabe “jugar sin balón”, de forma que no ofrece soluciones colectivas al compañero poseedor (no domina los Fundamentos del Juego Colectivo).
  • El poseedor no decide de forma adecuada entre pasar y progresar.
  • No se dominan los aspectos esenciales de la protección del balón desde la perspectiva técnica individual, lo que provoca la aparición de numerosas pérdidas no forzadas en situaciones de 1:1.
  • El juego técnico individual es excesivo y mal interpretado (por ejemplo: no se ha decidido qué hacer con el balón antes de recibirlo,…).
  • No se dominan las soluciones tácticas óptimas en relación con los distintos tipos de marcaje (individual y/o colectivo) que realiza el contrario.

Resumiendo lo expuesto podemos decir que si no se tienen en cuenta en la competición los aspectos mencionados, la tendencia natural del jugador es aproximarse al balón (dejando de respetar los espacios, las demarcaciones, desaprovechar las dimensiones del terreno de juego,…), lo que provoca situaciones de 4:4, 3:3,…etc., en espacios muy reducidos en los que resulta imposible ni aprender ni manifestar correctamente los elementos del juego individual y los del colectivo que posibiliten un alto nivel de juego.

En una situación de este tipo en competición -invasión por parte de 3 o más jugadores del mismo equipo y sus marcadores de un espacio/demarcación- de juego (de aproximadamente 20x20m.):

  • ¿Cómo se puede hacer correctamente un desmarque eficaz?
  • ¿Cómo crear y aprovechar una superioridad numérica (2:1)?
  • ¿Hacia dónde podemos orientar el balón de forma eficaz?
  • ¿Resulta eficaz desbordar a un contrario (1:1), sin espacio de salida?
  • ¿Sirve de algo un cambio de orientación a otra zona (sin espacios libres)?
  • etc.

La gravedad de que se manifiesten estos errores va mucho más allá del mayor o menor nivel de juego que se pueda desarrollar en un partido. Las pérdidas constantes del balón terminan considerándose como algo normal; la falta de recursos colectivos -al no existir espacios lógicos de juego- provocan la manipulación excesiva e ineficaz del poseedor; en definitiva, provocan que la posibilidad de mejora colectiva sea inexistente.

Ante esta situación el jugador (y el propio entrenador) no encuentra soluciones lógicas, ya que:

  • No puede tener en cuenta otras demarcaciones y espacios más lejanos.
  • No puede disponer de una correcta percepción, ni realizar cálculos espacio-temporales precisos de las distancias específicas que requiere el fútbol 11:11 bien jugado.

Por todo ello resulta necesario que exista una parte del proceso formativo que tenga por objetivo el dominio de los aspectos espaciotemporales y de la oportunidad. Esta “asignatura” requiere del reconocimiento del Juego Colectivo, mediante el aprendizaje de los Fundamentos Universales a través de la utilización de Formas Didácticas específicas y adecuadas al juego del fútbol (Situaciones reales de juego).

Existe una falsa percepción de que para poder desarrollar de forma correcta el estilo de juego en corto/asociativo, se debe disponer, o sólo se puede realizar, con jugadores de un excepcional nivel de calidad en el dominio del balón. La experiencia en prácticamente todas las categorías, tanto del futbol formativo como de rendimiento, nos demuestra que tan solo es necesario que los jugadores posean el NIVEL MEDIO de la categoría en la que juegan. Este criterio se puede definir (desde una  perspectiva práctica) por el hecho de que el jugador haya participado de forma habitual en la categoría en cuestión al menos durante dos temporadas.

Este nivel/ritmo de juego que presenta el jugador será suficiente, por tanto, para el desarrollo de un juego colectivo eficaz, y con la posibilidad (si el entrenamiento es el adecuado) de conseguir una mejora progresiva y constante.

Analizaremos el concepto de “JUEGO COLECTIVO”, a partir de los siguientes aspectos:

  • La necesidad del JUEGO COLECTIVO para desarrollar el JUEGO ASOCIATIVO y/o POSICIONAL de forma eficaz.
  • Los CONCEPTOS del JUEGO COLECTIVO
  • Contextualización del JUEGO COLECTIVO
  • Las FORMAS de JUEGO del equipo
  • Introducción a los FUNDAMENTOS DEL JUEGO COLECTIVO (las Acciones Colectivas)
  • Los SISTEMAS DE JUEGO

*Podemos ampliar la información sobre estos contenidos en el volumen: (1.1) “EL JUEGO COLECTIVO”